Recientemente el Diario oficial del Gobierno, Diario de Centroamérica, publicó una nota en donde se insta al consumo de leche “con el fin de incentivar y contribuir a la seguridad alimentaria y nutricional” indicando la intención de incentivar este sector con intercambio de material genético bovino de Brasil1.

El Observatorio del Derecho a la Alimentación y Nutrición en Guatemala, considerando que:

Según la Observación General No.12 del Comité de Derechos Económicos Sociales y Culturales, el Derecho a una Alimentación Adecuada debe satisfacer las necesidades alimentarias con un régimen de alimentación que en conjunto aporte los nutrientes necesarios para el crecimiento físico, mental y el desarrollo y que para ello es necesario mantener la diversidad dietética.

Las Guías Alimentarias para Guatemala proponen que la alimentación debe ser completa, saludable, variada y culturalmente aceptable, que los grupos de leche y derivados deben mantener un consumo moderado.

La Política y Ley del Sistema de Seguridad Alimentaria y Nutricional, bajo el principio rector de soberanía alimentaria definen que la producción alimentaria debe suponer el menor costo ambiental; en la ley, artículo 4 inciso g, se establece “Respecto al factor productivo, se basa en modelos productivos sostenibles que respetan la diversidad biológica y cultural y protegen los recursos naturales”.

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha investigado ampliamente y señalado2 el alto impacto ambiental que representa el aumento del sector pecuario por el incremento y degradación en el uso de tierras, cambios en los ecosistemas, la pérdida de la biodiversidad, la emisión de gases de efecto invernadero, la contaminación y el agotamiento del agua, elementos que en su conjunto suponen una huella ecológica importante por parte de dicho sector.

Por lo tanto, manifesta que:

El Gobierno de Guatemala debe promover el consumo de una alimentación saludable sin privilegiar sectores de producción alimentaria específicos.

En el marco de la Seguridad Alimentaria y Nutricional, y en aras del cumplimiento integral de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se debe promover no solamente una alimentación saludable sino también prácticas sostenibles de producción alimenticia.

Las personas que toman decisiones en el país deben evitar el conflicto de intereses en las políticas y planes de nación y considerar las consecuencias potenciales de las acciones que se plantean tanto para la seguridad, como para la soberanía alimentaria.

Pronunciamiento sobre el consumo de Leche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *